Blog

Misión imposible: ser auténtico sin tener modelos ideales



De todo el artículo, creo que lo que más me gusta es el título 😉 y aunque para algunos parezca un tanto contradictorio, resume perfectamente la idea que hoy les quiero transmitir y que, como la mayoría de temas que aquí expongo, ha dado vueltas y vueltas por un tiempo importante en mi cabeza.

Se nos habla constantemente de que “si quieres sobresalir”, “si quieres diferenciarte”, “si quieres vender tu marca personal, “si quieres apartarte del montón” (me rechina lo despectivo de esta frase, pero es lo que se suele decir), es de obligado cumplimiento ser auténtico. Es interesante los pensamientos que esta regla de oro: “ser auténtico” en el mundo profesional y de las relaciones interpersonales, puede suscitar y las presiones que nos puede generar si no entendemos bien el significado de este término y lo que conlleva tener esta cualidad, porque definitivamente es una cualidad. He aquí el meollo donde me quiero meter hoy.

En artículos anteriores, ya les he confesado que tengo palabras favoritas y “autenticidad” es una de ellas. Una persona auténtica, como bien define la RAE, es “honrada, fiel a sus orígenes y convicciones”; yo me atrevo agregar (y no es que la real academia se quede corta, sino que a mí me gusta esto ir más allá) que las personas que tienen esta cualidad, son capaces de absorber de otros y de forma muy sensata, aquellos comportamientos, conocimientos, pensamientos para fluir en lo que son y hacen. Un individuo auténtico, en su más pura esencia, puede perfectamente haber adherido a sus convicciones, las convicciones de “otros”, las formas de actuar de otros, los pensamientos de otros, porque se alinean a lo que considera positivo, con su concepto de ser y hacer, con su identidad. check links adsense ban Estos “otros” no son los de la peli de Nicole Kidman ;), son personas que hemos considerado “modélicas, ejemplares”, que nos cautivan y captan nuestra atención con sus estilos de ver la vida, de afrontar situaciones, de relacionarse con otros. Es totalmente viable, válido y necesario, tener ejemplos que podamos seguir; de hecho para mí es “misión imposible” lograr ser personas auténticas de verdad si no hemos apreciado en otras personas los valores que fundamentan nuestros comportamientos y que consideramos esenciales para convivir con nosotros mismos y con el resto de seres humanos; como bien expresó en su momento el psicólogo suizo Carl Gustav Jung:”Necesito el “nosotros” para ser plenamente “yo”. Esto se plantea de forma interesante en la PNL (Programación Neurolingüística) que se fundamenta en el modelaje de personas con éxito, para entender, aprender y enseñar a otros cómo hacen lo que hacen, cómo se comunican, cómo viven esas personas exitosas.
La autenticidad va mucho más allá de buscar sobresalir, de intentar diferenciarse, de no ser del montón. La autenticidad invita a que seamos íntegros, consecuentes con nuestras más profundas y arraigadas convicciones, con nuestros principios; y al mismo tiempo, esta cualidad tan especial, abre la posibilidad de que, sin caer en ser “imitaciones deleznables”, podamos, a nuestro estilo y desde nuestra esencia, modelar comportamientos, adherir convicciones, incorporar formas de pensar de otros que le aportan consistencia y riqueza a nuestra identidad. Vamos, que puedes perfectamente ser tú mismo, el inigualable, el único, el irrepetible, el auténtico, modelando lo que te haya impactado/ gustado/ cautivado de otros, por el valor que le das, por lo que le aporta a tu persona.

Top

Deja un comentario

Required fields are marked *.


Top

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR